desplegar menu MiCasa
Buscador
mostrar/ocultar

Santa Pola, España

Un piso en la playa diseñado al detalle

Concebir este piso de vacaciones como una suite de un hotel ha logrado aprovecharlo al máximo y hacerlo fluido y funcional.

Fran Muñoz IG: franyerga 02/02/2018
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
Pinterest



Espacios amplios y mucho espacio para almacenar. Estos eran los dos objetivos que el propietario de este piso situado en la playa del Varadero, en Santa Pola, Alicante, puso a los interioristas Manuel García y Belén Moratella, del estudio Manuel García Asociados. El destino de la vivienda era ser de alquiler vacacional, por lo que su interior debía funcional para que los turistas que quisieran pasar unos días en la playa se sintieran cómodos, bien acogidos y con todo en orden.

Los interioristas se inspiraron en las suites de los hoteles para trazar la planta, "donde las estancias permanecen abiertas y conectadas unas con otras", explican. Para sacar el máximo partido a los 50 metros cuadrados del piso, se concentraron distintos usos en un mismo espacio y se diseñaron muebles a medida que aprovechan cada rincón. Así, la cocina, el comedor y el salón comparten estancia, pero el mobiliario permite diferenciar cada uno de ellos. Un buen ejemplo de ello son los bancos del comedor en forma de L sirven a su vez como mesa de apoyo del salón y como separador de ambientes. Los dos dormitorios y el baño se independizan del espacio principal gracias a unas puertas correderas, pero permanecen de alguna forma conectados gracias al uso del cristal y de las celosías de madera. Flanqueando la entrada a la habitación principal, dos armarios crean una zona de vestidor que salva de forma ingeniosa la falta de almacenaje de la vivienda, algo esencial en una vivienda de vacaciones

Los materiales y la elección de piezas de diseño han logrado crear un sentimiento acogedor y sereno. La madera que cubre paredes y toma forma de celosías aporta calidez, los azulejos blancos y las paredes y puertas de cristal traen luminosidad y los suelos porcelánicos de imitación terrazo dan un toque de dinamismo. Aquí los huéspedes pueden sentirse en su casa. O, incluso, mejor.

www.manuel-garcia.com
Foto: Diego Opazo

Otros pisos pequeños muy bien aprovechados:

Antes y después: el cambio radical de un piso de 56m2

Un piso de 58m2, sencillo y con carácter

Un piso de 44 m2, blanco y poco convencional

Un piso pequeño (36m2) en tamaño, pero grande en estilo



Comentarios

Publicidad


Ver más articulos